qué es la osteopatía

Sólo existe una medicina, la mejor para el paciente en cada momento.

Las medicinas alternativas y la ortodoxa, lejos de ser antagónicas, se complementan. Cada una, en su terreno, ofrece la mejor respuesta posible. Lo importante es sentar las indicaciones correctas.

contracturas musculares contracturas musculares

Indicaciones:

DOLOR DE ESPALDA
De cuello, de columna dorsal, lumbalgias; dolor en zona sacroilíaca

MAREOS DE ORIGEN CERVICAL

DOLOR DE CABEZA DE ORIGEN CERVICAL

DOLOR ARTICULAR. TENDINITIS. ESGUINCES
Hombro, codo, muñeca, cadera, rodilla, tobillo, pie, mano

CONTRACTURAS MUSCULARES
Espalda, cuello, columna dorsal, columna lumbar, hombros, brazos, muslos, pantorrillas

DOLOR EN LA ARTICULACIÓN DE LA MANDÍBULA

LA OSTEOPATÍA TAMBIÉN ACTÚA EN OTROS CAMPOS
Trastornos abdominales, digestivos, preparación al parto, etc.

La osteopatía es la ciencia y el arte de restaurar la movilidad de los tejidos del paciente mediante las manos del terapeuta. En países como Estados Unidos o Inglaterra, se estudia en la universidad y sus licenciados luchan porque se reconozca su carácter científico. Son muchos los trabajos que demuestran que la osteopatía alivia dolores de modo significativo. Las alteraciones que trata (contracturas, bloqueos) resultan sutiles, difíciles de medir, y no aparecen en radiografías, escáneres o resonancias. De ahí la dificultad de demostrar científicamente los resultados. Pero dichas alteraciones son reales, dolorosas y necesitan tratamiento.

El diagnóstico se basa en la palpación y, a la hora de tratar, las manos del terapeuta “escuchan” los cambios que suceden en los tejidos. Ello exige un entrenamiento del tacto que lleva años adquirir.

Cuando hablamos de movilidad de los tejidos, nos referimos a las articulaciones, al deslizamiento de la piel sobre planos más profundos, a los ligamentos y tendones que se liberan, a los músculos que se relajan. Pero hay más todavía: también las vísceras se mueven y deslizan unas sobre otras; incluso las cubiertas del sistema nervioso central –las meninges- tienen su movilidad.

La osteopatía actúa sobre el “tejido conjuntivo”, encargado de sostener y dar forma al cuerpo y a sus órganos. Los huesos, articulaciones, ligamentos, tendones y fascias musculares son tejido conjuntivo. Igualmente, todas y cada una de nuestras vísceras tienen un armazón y una cubierta del mismo. El tejido conjuntivo da unidad a todo el cuerpo. A través suyo circulan los vasos sanguíneos y los nervios. Por tanto, del tejido conjuntivo depende, no solo la estructura del cuerpo, sino el transporte del alimento y la información.

músculos del cuerpo humano
La ley fundamental de la osteopatía establece que la estructura y la función de los órganos están íntimamente relacionadas. Así pues, alteraciones de la movilidad condicionan la función y viceversa. Y del mismo modo, al restaurarse la movilidad facilitamos la restauración de la función; en suma, la salud.
La osteopatía se ha especializado en el tratamiento de una serie de dolencias del aparato locomotor de intensidad media, que dificultan la vida cotidiana, pero que no la imposibilitan, y para las cuales no está indicada la cirugía. Estas alteraciones son muy frecuentes, como contracturas musculares crónicas, tendinitis, esguinces de repetición o dolores de espalda que no afectan la raíz nerviosa. Es aquí donde a osteopatía ofrece su mayor campo de acción.
home